2 Souvenirs imprescindibles de Menorca

Viajar es descubrir nuevas culturas, personas y formas de vivir, desde Nubiana comparador responsable  queremos dar a tus viajes un plus y os indicamos las principales compras que tiene que hacer cualquier persona que visite la preciosa isla de Menorca. Menorca ha sido, desde la prehistoria hasta tiempos muy recientes, lugar de paso de distintas culturas a causa de su situación estratégica en el centro del Mediterráneo occidental, que ha propiciado que desde los albores de los tiempos diferentes pueblos hayan codiciado la isla como puerto de escala y refugio. Unos y otros dejaron un rico legado histórico en la isla, que hace de Menorca una tierra con un relevante patrimonio. Una de las principales fuentes de ingresos de la isla es el turismo, pero continúa habiendo una importante industria artesanal. Una artesanía que vale la pena tener en cuenta si se va de viaje a la isla. Seguramente una de las mejores formas de plantear un viaje a Menorca, aparte de alquiler moto menorca aeropuerto y recorrer sus fantásticas playas también vale la pena visitar a los artesanos y comprar algún recuerdo, en especial son recomendables: Gin de Menorca, una ginebra única con historia El licor por excelencia de Menorca es el Gin de Mahón, una ginebra que tiene su origen en los tiempos de la dominación británica y que desde que comenzara su elaboración en el año 1750 en el seno de una familia menorquina, la famillia Pons, se ha transmitido su receta esencial y su elaboración artesanal de generación en generación hasta hoy, que sigue en manos de los descendientes de sus fundadores. Una de las características más destacadas de esta ginebra única y particular que sigue elaborando la saga Pons bajo la marca de Gin Xoriguer es su método de elaboración. Para la destilación utilizan alambiques de cobre con más de doscientos años de antigüedad que siguen calentando con leña de los bosques menorquines. Gracias al fuego de las calderas se van formando los vapores, que tras circular por unos tubos de cobre, se condensan y dan lugar a la ginebra que brota gota a gota. Pero no sólo este proceso artesanal es artífice del sabor particular del Gin de Menorca, también el vino de calidad, las endrinas de Pirineos, la combinación de hierbas aromáticas y el agua de Mahón imprimen un carácter único a este licor. Esta bebida, que se consume principalmente en verano y en especial durante las fiestas de Sant Joan de Ciutadella, se sirve muy fría en una proporción de un tercio de ginebra por dos de limonada. Este combinado refrescante toma el nombre popular de ‘pomada‘. Su nombre, Xoriguer, procede de la que era la forma de sustento de los Pons, la harina de trigo en un molino de Mahón con este nombre. El mismo molino que porta la etiqueta de la botella del Gin Xoriguer. Las destilería se pueden visitar para conocer de cerca la historia de la ginebra y de la familia y para ver el proceso de elaboración del licor. Podemos llegar hasta las instalaciones del Gin Xoriguer en el Puerto de Maó con moto de alquiler o desde el aeropuerto con Rideon y el alquiler de moto Menorca aeropuerto. Las auténticas avarques menorquinas Menorca cuenta con una larga tradición artesana y con una gran diversidad de oficios antiguos. Oficios que los artesanos menorquines han sabido conservar a lo largo de los años, transmitir sus habilidades y fomentar el gusto por lo tradicional. En Menorca existen hasta dieciséis familias de oficios artesanos. Hay un amplio sector de artesanía en alimentación y bebidas, en madera, piedra, cerámica, tejidos… y por supuesto, en el sector del calzado y la piel que es dónde hoy queremos detenernos a través de la tradicional avarca menorquina. Se trata del calzado más típico y tradicional de Menorca, el calzado que antiguamente se usaba en las zonas rurales de la Isla por campesinos y jornaleros. Ninguno de ellos hubiera creído entonces que el calzado rústico que usaban para transitar por la Isla en verano iba a calzar los pies de toda una familia real… Pero así es. La avarca menorquina empezó a popularizarse en los años 50 pero fue sin duda la afición de doña Sofía de Borbón por este calzado, habitual en sus veranos en Mallorca, lo que acabó por lanzarla a la fama mundial. Su diseño es sencillo. Una pieza de cuero abierta en la punta que se adapta al empeine del pie, y una tira, también de piel, que se ajusta en el talón y que permite además calzarse con dicha tira en el empeine y el talón descubierto. Las avarques menorquines se fabrican prinicpalmente en Ciutadella, Alaior, Es Mercadal y Ferreries. Si se ha optado por recorrer la isla con el alquiler de una moto en menorca  vamos a encontrar fácilmente las genuinas avarcas menorquinas en las zapaterías tradicionales de la Isla, desde la diminuta talla 18 para niños hasta el tallaje más alto para caballeros, en todos los colores y con infinidad de motivos decorativos. Pero es importante asegurarse que estamos comprando la auténtica avarca menorquina porque dicen que sus imitadoras no encajan correctamente en el talón y, por tanto, no gozan de la comodidad que ofrece este calzado para recorrer cualquier tipo de terreno. Incluso se usan en el sector náutico.